«Hola, tengo 29 años y os hablo desde mi experiencia personal, ojalá esto os ayude a no tomar alguna decisión desesperada e inoportuna.

Con 17 años empecé a perder pelo y ya estaba empezando mi complejo e inseguridad en mi mismo. Ya con 24 años se notaba bastante el grado de mi calvicie y por supuesto a medida que pasaban los años incrementó mis complejos. Desesperado y bajo de moral, con 26 años intenté solucionar mi desesperación ante la alopecia por medio de micro injertos capilares, fui a una clínica super famosa sobre el tema del pelo (lo siento por no dar nombre concreto de la clínica). Fui como unas 5 o 6 veces a informarme de los pasos para el micro injerto, en todas esas veces que fui, y en cada uno de esos días, mi problema parecía tener solución porque ellos prometían darme mi sueño. Con 26 decidí hacerme la operación, se llama micro injerto capilar en TIRA, «por qué en tira», porque supuestamente daba mejor resultado. Iba a ser una operación indolora, pues bien, estuve 6 horas en la operación, por supuesto fue dolorosa bajo mi punto de vista e incómoda los días posteriores de la operación. Supuestamente tenía que esperar un año para que viera bien los resultados de dicha operación, pasó todo un año y me di cuenta de que mi problema aún permanecía, me sentí engañado, ya no sólo por haber pagado un montón de dinero, sino porque habían jugado con mis sentimientos y aprovechado mi vulnerabilidad y complejo. Con dicha operación conseguí un poco más de cabello y una cicatriz abismal en la nuca.

A los 29 años recién cumplidos me interesé por una prótesis capilar. Ignorante ante el tema de las prótesis capilares, fui al primer lugar que vi, me parecía ridículo al principio, pero en las fotos que me enseñaron parecía que disimulaba un montón mi problema. Sólo tenía que esperar dos meses para hacermela a medida, pasaron los dos meses y fui a ponerme mi primera prótesis, cuando llegué ya me la habían cortado, sólo para colocármela, un peinado super ridículo, eso me asombró porque no se asemejaba a los vídeos que había visto. Me hacía dudar de la profesionalidad de esta prótesis.

Por suerte, haciendo zaping en videos de Youtube, encontré un video que sí me daba seguridad ante las prótesis capilares. Era una empresa joven y profesional en su servicio, al final del video aparecía un número y llamé, pues bien, todas mis dudas fueron respondidas personalmente y me dieron mucha seguridad. Hoy por hoy, llevo una prótesis capilar indetectable, algo que me da seguridad en mi mismo, gracias a Hair Solution.»